lunes, 9 de enero de 2012

"El Último Ciclista", única obra de teatro rescatada de un campo de concentración nazi

En El Último Ciclista, la Risa Humaniza y Dignifica
Única obra de teatro rescatada de un campo de concentración nazi
En formato de Grand Guignol, será una experiencia escénica fascinante
22 escenas, 9 actores y 29 personajes.
A partir del 2 de febrero la cartelera teatral de la ciudad de México incluirá una obra de formato Gran Guignol. En el teatro Ofelia se estrenará El Último Ciclista, de Karel Svenk. Se trata del único texto dramático escrito en los campos nazis de concentración que ha podido recuperarse.

Y si bien es una sátira contra el nazismo, el público encontrará un exhuberante espectáculo lleno de recursos dramáticos y escénicos, además de música en vivo. Karel Svenk era compositor, pianista, escenógrafo, actor, cantante y un experimentado autor de obras de cabaret. De origen alemán, nació en Praga y surgió de la tradición de la literatura antibélica y humanista.

De ahí que en El Ultimo Ciclista la risa se desborda y así el autor humaniza y dignifica la experiencia límite de quienes lograron sobre-vivir a través del arte, por y para la vida, actuando frente al cansancio de los trabajos forzados y la muerte que deambulaba por el ghetto.

Cabe señalar que Karel Svenk sucumbió desnutrido y exhausto por los trabajos forzados en Menselwitz, cerca de Leipzig. Su obra fue rescatada por Jana Sedova, una de las actrices, quien la escribió en checo. Naomi Patz la adptó al inglés e Isaac Slomianski la tradujo y adaptó al español.

La obra fue escrita en Terezin (fortaleza construida en el Siglo XVIII, ubicada a 60 Km. de Praga y utilizada por los nazis como campo de concentración), donde Svenk fue conocido como el Chaplin del Campo de Concentración. Sabía que después de un largo día de trabajo forzado, lo primordial era entretener a los prisioneros. Y esto es evidente en la obra El Ultimo Ciclista, pues la acción es muy dinámica y su ritmo vertiginoso. Svenk conocía tan bien la Comedia, que su obra es totalmente actual.

El planteamiento hace una alegoría contra el bullying y la homofobia, pasando por la discriminación contra mujeres, gente de la tercera edad, etnias y obesos. ¿A quién puede sorprender que nuestra sociedad esté plagada de perseguidos y cazadores de menor escala? En este sentido la denuncia implícita en El Ultimo Ciclista es muy relevante para nuestra realidad.

Con singular osadía, en El Ultimo Ciclista Karel Svenk aborda de manera cómica el tema de la caza de humanos por humanos. En el universo creado por él, los cazadores son una horda de lunáticos mientras que el perseguido es un ciclista, un pobre tonto enamorado. Por arriba de todos ellos está la Gran Mama, la Dictadora asesorada por Rata, un ex trabajador de un manicomio.

El propósito del montaje es captar y traer a escena el vuelo místico de los dictadores y la ensoñación colectiva que son capaces de crear; el espíritu depredador de los cazadores y su transformación en casi animales; el vertiginoso remolino en que vive el perseguido y el pozo sin fin en que cae cuando se encuentra sin salida; el amor como el último recurso humano para refugiarse hasta de la más terrible cacería.

El estreno será el jueves 2 de febrero a las 20:30 hrs. en el teatro Ofelia, ubicado en Thiers 287, esquina Ejército Nacional, colonia Anzures.

Contará con las actuaciones de Diana Aguilar, Paola Comadurán, Raymundo Elizondo, Jan Esparza, Elsy Jiménez, José Ponce, Fabián Varona, Dettmar Yáñez y Fernando Zamora, bajo la dirección de Isaac Slomianski.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada