domingo, 9 de septiembre de 2012

Machorka Muff











Machorka-Muff (S)
AÑO 1963
DURACIÓN Trailers/Vídeos 18 min.
PAÍS
DIRECTOR Danièle Huillet, Jean-Marie Straub
GUIÓN Danièle Huillet, Jean-Marie Straub (Novela: Heinrich Böll)
MÚSICA
FOTOGRAFÍA Wendelin Sachtler (B&W)
REPARTO Erich Kuby, Renate Lang, Guenther Strupp, Rolf Thiede
PRODUCTORA Atlas-Filmverleih GmbH / Cineropafilm
GÉNERO Intriga | Cortometraje
SINOPSIS Jean-Marie Straub ubica esta película breve, inmanejable, extraña, basada en un relato corto de Heinrich Böll, en medio de la falsa paz de la reconstrucción y el rearme de Alemania. “El destello de un relámpago haciendo equilibrio entre la verdad, la concentración y la irritación”, la describió Karl-Heinz Stockhausen en una carta a Straub. De pronto un joven cineasta aparece en escena, y arroja algo más de luz sobre el estado de cosas.
Machorka Muff es un corto, basado en un cuento satírico del Diario de Bon de Böll, que representa un sueño metafóricamente abstracto, no una historia, como reza el cartel que presenta el film. Es el sueño de un militar nazi rehabilitado, que manteniendo sus antiguas ideas y contradiciendo la creencia de la reconciliación de los alemanes, sueña con el reame y la fusión de los valores castrenses con la recién fundada democracia.
Su desprecio hacia las clases que considera inferiores es patente y sueña también con acostarse con la mujer de un subordinado, arrastrado por el apetito del erotismo grosero de las clases bajas.
Su mayor denuncia va dirigida contra la Iglesia, que no sólo no ve inconvenientes para el matrimonio de Macho con Innga, mujer perteneciente a la aristocracia alemana, casada ya siete veces, sino que apoya el rearme impulsado por el militar, con el argumento de que el cristiano perfecto será el soldado más utilizado y de que no existe ninguna instrucción divina contra dicho rearme. El ejército es el lugar natural para el ascenso social, el desarrollo de valores y la confianza entre los hombres.
Una imagen muy inquietante está constituida por tres esculturas cubiertas por sábanas, ocultas a la mirada de los hombres, que cuando son reveladas esconden imágenes de militares. En su sueño se abraza a una de ellas, en cuya peana figura su nombre. Estos recién llegados a la democracia, con el voto de un sector del pueblo, al que también desprecian porque la población se lo traga todo, como entre ellos comentan, son una secuela de los regímenes dictatoriales, que Straub critica.
Sus denuncias recuerdan a las de Brecht, y el tratamiento fílmico se asemeja al del alemán. Este corto es como un preámbulo de No reconciliados o solo la violencia ayuda, donde la violencia reina. El minismalismo de los decorados, la cámara fija, los planos largos y los primeros planos enunciativos y discursivos, contribuyen a desnudar la imagen de todo lo accesorio y a que el espectador fije la atención en ese sueño, visto de forma distanciada, de un viejo nazi que aspira de nuevo a dominar el mundo. Ya sabempos que utiliza el recurso del distanciamiento, y en este filme, nada fácil de entender en un primer visionado, lo que pretende es que interpretemos con la mirada, apoyada no siempre en textos, como ya hemos dicho en otra ocasión, y no sólo oigamos lo que el protagonista dice, sino que veamos la arrogancia, el ensoñamiento y la seguridad de una casta que no se resigna a desaparecer, sino que aspira de nuevo a dominar el mundo, usando el terror.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada