jueves, 19 de septiembre de 2013

THE LAST DAYS OF THE JEWISH COMMUNITY OF RHODES (2013)

El viaje más largo. LOS ÚLTIMOS DÍAS DE LA COMUNIDAD JUDIA DE RODAS (2013), una película de Ruggero Gabai, la investigación histórica por Liliana Picciotto y Marcello Pezzetti. Centro Primo Levi agradece el Consulado General de la República de Alemania y Lufthansa por su apoyo. El 23 de julio de 1944, los nazis deportaron a casi toda la población judía de la isla de Rodas, mientras que las autoridades italianas que habían estado a cargo de la isla a partir de 1912 hasta el armisticio del 8 de septiembre de 1943 estaba en pie. Era tarde en la guerra, y la capitulación alemana parecía inminente, sin embargo, los comandantes nazis no dudó en imponer el viaje más largo de su máquina criminal que había planeado, en esta pequeña y vibrante comunidad enclavada en esta isla lejana. El viaje duró 24 días en condiciones terribles, una transición atroz del sol mediterráneo al infierno gris de Auschwitz. The Longest Journey entrelaza testimonios de algunos de los pocos Judios que han sobrevivido a Auschwitz, centrándose en Stella Levi, Sami Modiano y Albert Israel. Los sobrevivientes, junto con el equipo de la película, volvió a Rodas de sus respectivas vidas en Nueva York, Roma y Bruselas. Cada uno con una fuerte presencia de cine, los tres relatar los recuerdos de la vida familiar y comunitaria, las interacciones con los griegos locales, turcos e italianos, transiciones culturales, así como los trágicos últimos días de su comunidad. La película ofrece una visión caleidoscópica de la vida judía en Rodas bajo dominio italiano antes de la guerra. A través de la lente de estos narradores, sus primeros años de vida en Rodas se despliegan como una especie de? Paraíso perdido?. Después de la guerra, ya que Rhodes fue retrocedido a Grecia, los Judios que sobrevivieron no regresaron a la isla. Liderando a los espectadores en un paseo por las estrechas calles de Rodas, la antigua Judería, la película documenta la aniquilación de una comunidad cultural y mercantil cuya vitalidad que una vez fue un elemento fundamental del tejido social multicultural de la isla. La isla de Rodas había sido un importante centro mediterráneo de la vida judía desde el siglo II aC Después de la expulsión de España, la afluencia de los Judios español dio a la comunidad su carácter distintivo hasta principios del siglo 20. Más tarde, esta herencia milenaria perfectamente incorporado a la cultura y las ideas introducidas por primera vez por la Alianza Israelita Universal y más tarde por los italianos, que ocuparon Rodas en 1912 moderno. En 1930, las escuelas, el Colegio Rabínico y la vida cultural eran predominantemente italiano y Judios locales adoptaron las nuevas oportunidades de intercambio. Su tapiz de idiomas incluido ladino (judeo-español), turco, hebreo, griego, francés e italiano, y los identificó a los ojos de los italianos como importantes mediadores culturales y económicos. En 1938, las leyes raciales italianas despojados los Judios de Rodas de sus derechos civiles y sus medios de vida. Ellos fueron expulsados ​​de las escuelas, removidos de sus puestos de trabajo y privados de sus activos y negocios. Las familias enviaron a muchos de los niños y los jóvenes, por temor a que sería el blanco más probable de la violencia fascista. En medio de la indiferencia y la conformidad de las autoridades italianas, tres profesores de secundaria, de tendencias antifascistas, celebrada clases no oficiales para niños y niñas judías. En el otoño de 1943, a pesar de una mayor fuerza militar, tras una breve resistencia, el gobernador italiana se rindió a los alemanes. Muchos de los soldados fueron deportados a campos de trabajo alemanes. Con los alemanes en el control militar de la isla, las autoridades civiles italianos tomaron el juramento a Mussolini y se mantuvieron en sus posiciones. Ellos siguen protegiendo los intereses italianos, así como los italianos que no habían huido. La comunidad judía, en general empobrecido conscientes de lo que estaba sucediendo a los Judios en Europa e incluso en Grecia, fue testigo de los acontecimientos que siguieron al armisticio en completo aislamiento. A pesar de que todos ellos eran ciudadanos italianos, que se quedaron fuera de la red de comunicación que podrían haber ayudado a tomar decisiones informadas. El 19 de julio de 1944, 1.800 Judios, como los ancianos y los niños, fueron convocados a la sede de la Fuerza Aérea. Cuatro días más tarde se cargasen en 3 barcos y transportados a Atenas. Llegaron a Auschwitz el 16 de agosto. Sólo 42 Judios permanecieron en Rodas. Selahattin Ulkumen, el cónsul turco les ofreció su protección y fue capaz de negociar su libertad con los alemanes, ya sea porque tenían pasaportes turcos o se casaron con ciudadanos turcos. Memorias de la posguerra por el vice-gobernador italiano y prefecto, plantean interrogantes en cuanto a la dinámica por la que los Judios de Rodas, que eran ciudadanos italianos, fueron cortadas de la red de información y la protección organizada por los italianos que se habían quedado en la isla. Ni las autoridades civiles ni la Iglesia se puso en contacto con los líderes de la comunidad. Prefecto Macchi dijo que su objetivo era proteger a los italianos en la isla. Sin embargo, no se le concedió la protección a los Judios, ni siquiera una advertencia. Líderes judíos y miembros de la comunidad especularon sobre posibles nuevas medidas de discriminación o trabajo forzoso. No podían imaginar lo que les espera. La única medida adoptada por el gobernador italiano, pocos días antes del arresto masivo, se refería a la última etapa de la confiscación de bienes judíos que se habían iniciado en 1938. Para entonces, la cuenca mediterránea ya estaba en gran medida en manos de los Aliados. Los alemanes abandonaron la isla unas semanas después de la deportación y los aliados mantienen en su posición los oficiales italianos que, según sus declaraciones, se había puesto en contacto con ellos varios meses antes.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada